El Consejo y la Comisión, enfrentados sobre el rumbo del Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia

El Consejo se muestra crítico con el Plan de Acción del Programa de Estocolmo adoptado por la Comisión

La puesta en marcha del Tratado de Lisboa está siendo especialmente complicada en lo relativo al Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia. A las transformaciones institucionales introducidas debe añadirse la actitud de la comisión Barroso II que, igual que el Parlamento, están marcando terreno en el nuevo mapa institucional. Un ejemplo de ello es el Plan de Acción en el que se detallan con medidas y plazos concretos las grandes líneas acordadas en el Programa de Estocolmo.

La Comisión presentó en abril, dentro del plazo previsto, un Plan de Acción con un calendario de las iniciativas legislativas -Reglamentos, Directivas- y no legislativas que se presentarán en los próximos cinco años. A pesar de que el Consejo y el Parlamento son las dos instituciones que han de aprobar, con las modificaciones necesarias, las propuestas presentadas por la Comisión, ésta decidió no consultar a los dos co-legisladores sobre el Plan presentado. La Comisión alegó que, al ser una medida ejecutiva, no tiene la obligación de pedir la aprobación del Consejo ni de la Eurocámara. Una visión poco inteligente, porque el equilibrio institucional en la Unión obliga a consensuar las políticas con todos los actores, pero que refleja claramente los deseos de la Comisión de tomar las riendas en el ámbito de Justicia e Interior

Rubalcaba y Malström en la rueda de prensa

El Consejo, que no ha podido modificar una coma del Plan de Acción, ha expresado su posición crítica mediante unas Conclusiones en las que señala que “algunas de las acciones propuestas por la Comisión no están en consonancia con el Programa de Estocolmo, mientras que otras que sí figuran en el Programa de Estocolmo no se recogen en la Comunicación de la Comisión“. Unas palabras muy duras y explícitas para el lenguaje diplomático y comedido que suele utilizarse en Bruselas, lo que muestra el enfado de los Estados, que ven cómo pierden el poder de decidir las estrategias a largo plazo. La cuestión es si el enfrentamiento se volverá a producir cuando la Comisión presente iniciativas que no sean del agrado de los países.

Un plan para desarrollar derechos, mejorar la seguridad de los ciudadanos y promover la cooperación en asuntos migratorios

Unos meses después de lo esperado, debido al retraso de la puesta en marcha de la Comisión, las Comisarias de Interior y de Justicia, Cecilia Malström y Viviane Reding, presentaron ayer el Plan de Acción del Programa de Estocolmo, que desarrolla en medidas concretas los objetivos acordados en diciembre por los ministros de los 27. Viviane Reding espera “los ciudadanos estén seguros de que la UE les protege cuando están en el extranjero” y para ello ha propuesto medidas que reduzcan la burocracia y mejoren la protección de los derechos ciudadanos. La comisaria Malström, por su parte, ha resaltado que las medidas planteadas son “una hoja de ruta hacia una Europa libre y segura”, afrontando problemas como el crimen organizado o los delitos por internet. Estas son las principales novedades:

En materia de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía:

  • La mejora de la directiva de protección de datos, que se elaboró en 1995, un contexto diferente al actual;
  • El fortalecimiento de los derechos de los acusados en procesos penales, cuyo primer paso es la directiva de traducción e interpretación;
  • Facilitar el reconocimiento de documentos de carácter civil y resoluciones penales de un Estado a otro, lo que favorece a personas o empresas que quieran establecerse en otro país de la UE;
  • Medidas para que las empresas puedan recuperar el dinero que les deben empresas o personas en otros Estados;
  • Armonización en cuestiones de matrimonios transfronterizos;
  • Mejorar la protección consular en otro país;
  • Mejorar la seguridad jurídica de las personas que estén en otros país, por ejemplo para casos de accidentes de tráfico, etc.;
  • Una mayor protección de las víctimas de delitos -en 2011 lanzará una propuesta de directiva-
  • Un teléfono de urgencia sobre menores desaparecidos para el año 2010;
  • El fortalecimiento de Eurojust;
  • La iniciativa del Fiscal Europeo, que podría presentarse en 2013.

En el ámbito de la Seguridad y la Inmigración se propone:

  • Concluir los acuerdos de intercambios de datos bancarios (Acuerdo SWIFT) y datos de los pasajeros aéreos (PNR) con Estados Unidos, que sirven ara luchar contra el terrorismo;
  • Creación de un Registro Europeo de los datos de pasajeros en la aviación comercial, una propuesta que llegará en 2011;
  • Acciones para proteger las infraestructuras críticas -los aeropuertos por ejemplo- de ataques cibernéticos;
  • Una medida legislativa para mejorar la protección de los ciudadanos en la red -para 2012-;
  • El refuerzo de la seguridad en las fronteras mediante un sistema de control de entrada y salida para los nacionales de terceros países con visado temporal;
  • Clarificar las condiciones para la inmigración de trabajadores temporales;
  • Una mayor preocupación por los inmigrantes menores de 18 años que no vienen con sus familiares;
  • Introducir un proceso común para la tramitación de demandas de asilo.

Son sin duda una gran cantidad de medidas que precisarán de tiempo para ser analizadas por los Estados y los europarlamentarios, aunque el Programa de Estocolmo preveía que se adoptara en el primer semestre. Por lo tanto, la Presidencia Española de la Unión deberá hacer un gran esfuerzo para que salga adelante antes de acabar el semestre, se adopte en el Consejo JAI de junio y reciba el respaldo de los Jefes de Estado y de Gobierno en el Consejo Europeo que ponga punto y final a la Presidencia Española de la Unión Europea.

Rueda de prensa de las comisarias Reding y Malström: http://ec.europa.eu/avservices/player/streaming.cfm?type=ebsvod&sid=158678

Plan de Acción del Programa de Estocolmo

Una de las prioridades de carácter transversal a todo el ámbito JAI es la aprobación del Plan de Acción que traduce en medidas concretas el Programa de Estocolmo para el desarrollo del Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia (2010-2014). Trabajando sobre un proyecto de la Comisión, se establecerá un cronograma de las propuestas legislativas y las iniciativas no legislativas, así como los objetivos que deberían alcanzarse.

El Programa de Estocolmo, aprobado durante la Presidencia Sueca, tiene cinco prioridades:

  • Promover los derechos de los ciudadanos: Una Europa de derechos. Construir el Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia es crear una única área de libertad de movimientos donde los derechos de los ciudadanos sean respetados y protegidos, en el marco que ofrece la carta de Derechos Fundamentales. Se da especial importancia a la protección de los grupos vulnerables (lucha contra el racismo, protección de los niños, de la etnia gitana, de las víctimas de crímenes, personas implicadas en un proceso criminal) y a la protección de los datos personales y la privacidad.
  • Una Europa que protege: Proteger a los ciudadanos europeos de amenazas de carácter internacional, como el crimen organizado, el tráfico de drogas, el terrorismo o el tráfico de seres humanos. Para ello el Programa de Estocolmo prevé la creación de una Estrategia de Seguridad Interior que mejore las herramientas existentes para la lucha contra el crimen. También pretende una mayor solidaridad y eficacia de la respuesta europea a las catástrofes naturales.
  • Una Europa de responsabilidad, solidaridad y asociación en asuntos de migración y asilo: Con base en el Pacto Europeo sobre Migraciones y  Asilo, la Unión buscará una mayor solidaridad de los países europeos en materia migratoria, combatiendo la inmigración ilegal, promoviendo la migración legal y promoviendo el desarrollo de los países de origen. En materia de asilo, el objetivo es la creación de un Sistema Común Europeo de Asilo para el año 2012.
  • Hacer más fácil la vida de las personas: una Europa del Derecho y de la justicia: Para que los ciudadanos europeos puedan hacer valer sus derechos en todo el territorio de la Unión es necesario extender el principio de mutuo reconocimiento de las decisiones judiciales, mejorar la cooperación judicial creando una cultura judicial europea y aplicar las nuevas tecnologías en el ámbito de la justicia.
  • Europa en un mundo global: la dimensión externa del Espacio de libertad, seguridad y justicia: En un mundo interconectado, es imprescindible impulsar el diálogo y  la cooperación con terceros países, afrontando juntos retos globales como la migración y el asilo, la seguridad, la justicia, los derechos humanos y un intercambio de información seguro y eficiente.

Programa de Estocolmo: Programa de Estocolmo aprobado por el Consejo Europeo de diciembre de 2009