El Consejo y la Comisión, enfrentados sobre el rumbo del Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia

El Consejo se muestra crítico con el Plan de Acción del Programa de Estocolmo adoptado por la Comisión

La puesta en marcha del Tratado de Lisboa está siendo especialmente complicada en lo relativo al Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia. A las transformaciones institucionales introducidas debe añadirse la actitud de la comisión Barroso II que, igual que el Parlamento, están marcando terreno en el nuevo mapa institucional. Un ejemplo de ello es el Plan de Acción en el que se detallan con medidas y plazos concretos las grandes líneas acordadas en el Programa de Estocolmo.

La Comisión presentó en abril, dentro del plazo previsto, un Plan de Acción con un calendario de las iniciativas legislativas -Reglamentos, Directivas- y no legislativas que se presentarán en los próximos cinco años. A pesar de que el Consejo y el Parlamento son las dos instituciones que han de aprobar, con las modificaciones necesarias, las propuestas presentadas por la Comisión, ésta decidió no consultar a los dos co-legisladores sobre el Plan presentado. La Comisión alegó que, al ser una medida ejecutiva, no tiene la obligación de pedir la aprobación del Consejo ni de la Eurocámara. Una visión poco inteligente, porque el equilibrio institucional en la Unión obliga a consensuar las políticas con todos los actores, pero que refleja claramente los deseos de la Comisión de tomar las riendas en el ámbito de Justicia e Interior

Rubalcaba y Malström en la rueda de prensa

El Consejo, que no ha podido modificar una coma del Plan de Acción, ha expresado su posición crítica mediante unas Conclusiones en las que señala que “algunas de las acciones propuestas por la Comisión no están en consonancia con el Programa de Estocolmo, mientras que otras que sí figuran en el Programa de Estocolmo no se recogen en la Comunicación de la Comisión“. Unas palabras muy duras y explícitas para el lenguaje diplomático y comedido que suele utilizarse en Bruselas, lo que muestra el enfado de los Estados, que ven cómo pierden el poder de decidir las estrategias a largo plazo. La cuestión es si el enfrentamiento se volverá a producir cuando la Comisión presente iniciativas que no sean del agrado de los países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: